Vallejo y Dios en Los Heraldos Negros


Poeta peruano, César Vallejo estudio letras, medicina y derecho. Trabajador en una hacienda azucarera, profesor o vagabundo en París y favorito de El Che, se dice que siempre cargaba con su poesía. Comparto algunos de sus versos que describen la interesante relación de Vallejo y Dios en Los Heraldos Negros.

Vallejo es cuestionador de la figura de Dios, entre metáforas metafísicas o imágenes irónicas muestra la figura de un Dios al cual atribuirle los pesares del mundo y la causa de dolor. En Los Heraldos Negros en distintos poemas frecuenta la figura de Dios, cuya razón de existencia es recordarle al hombre/mujer su condición de humano en su estado vulnerable, en el que necesita de explicaciones menos mundanas para asimilar aquellos sentimientos que no pueden intelectualizarse o de una figura a quien culpar. Es en Los Heraldos Negros y Los Dados Eternos, en los poemas en los que Vallejo expresa de forma más explícita su impotencia ante el destino a causa de tal figura, nos muestra un Dios que odia y en cuyas manos esta poder hacer doler.

Así, en Los Heraldos Negros, Vallejo exclama:

Hay golpes en la vida, tan fuertes…

[Yo no sé!

Golpes como del odio de Dios;

Y en Los Dados Eternos, a manera de diálogo con él dedica frases como:

Dios mío, estoy llorando el ser que vivo

[…]

Dios mío, si tú hubieras sido hombre

hoy supieras ser Dios;

pero tú, que estuviste siempre bien,

no sientes nada de tu creación.

Y el hombre sí te sufre : el Dios es él!

[…]

Dios mío, prenderás todas tus velas,

Y jugaremos con el viejo dado…

[…]

Dios mío, y esta noche sorda, oscura,

ya no podrás jugar, […]

Vallejo hace que la mención de Dios se sienta, siempre lo confronta, a veces incluso le reclama ser la causa de la fatalidad del destino, porque es un Dios indolente y porque es inevitable su presencia incómoda.

La primavera vuelve, vuelve y se irá.

[Y Dios ,

curvado en tiempo, se repite, y pasa , pasa

a cuestas con la espina dorsal del Universo.

(Los Anillos Fatigados)

Vallejo puede pedirle a Dios, de forma irónica que mate su fe en él, como en Verano:

Si a fuerza de llorar el mausoleo,

con luz de fe su mármol aletea,

levanta en alto tu responso, y pide

a Dios que siga para siempre muerta.

Y a veces excusa su indulgencia en el hecho de que Dios no lo vea:

Sólo a esa noche de setiembre dulce,

tuve a tus ojos de Magdala, toda

la distancia de Dios…y te fui dulce!

(Setiembre)

O promete, amar sin placer, como lo hace Dios:

Amor, ven sin carne, de un ícor que

[asombre ;

y que yo, a manera de Dios, sea el hombre

que ama y engendra sin sensual placer!

 (Amor)

El trato que Vallejo tiene con Dios hijo es diferente, a Cristo se le cita humano y Vallejo se reconoce en su pasión y la usa de referencia para hacer una analogía a su dolor así como a su entrega por el dolor de los humanos.

[…]

y tu pena me ha dicho que Jesús ha llorado ,

y que hay un viernesanto más dulce que

[ese beso

(El Poeta a su Amada)

Aunque en Impía, parece referirse a Dios hijo cuando dice Señor, quizás a propósito de convertirlo humano, o de reclamarle que no lo sea.

Señor! Estabas tras los cristales

humano y triste de atardecer ;

y cuál lloraba tus funerales

Esa mujer!

En Impía no es claro si al que se refiere es dios hijo o padre, mas si es a Dios padre, resulta divertido que insinúe que es a causa de una mujer por lo que Dios descarga su ira sobre los seres humanos.

[…]

Impía! Desde que tú partiste,

Señor, no ha ido nunca al Jordán,

en rojas aguas su piel desviste,

y al vil judío le vende pan!

“Dios ha dejado de ser el ejemplo del azar, antes pensado y por lo tanto exterior, helo aquí vivido e interiorizado, se confunde con el dolor más hondo del poeta” (Coyné,1976) Es “la mano azul, inédita de Dios” la explicación del mal de amores, la razón de que lo bueno se convierta en malo, o la solución a través del mito que se da en Para el alma imposible de mi amada, a la falta de correspondencia de amor:

[…]

Quédate en la hostia,

ciega e impalpable,

como existe Dios.

Entonces a Dios como causante de las penas de amor le sobrepasa este sentimiento humano:

[…]

Mas ¿no puedes, Señor, contra la muerte,

contra el límite , contra lo que acaba?

(Absoluta)

Puede decir Vallejo que Dios no es tan poderoso, ¿o sí?

Amor contra el espacio y contra el tiempo!

un latido único de corazón;

un solo ritmo: Dios!

(Absoluta)

“Las referencias a Dios en Los Heraldos Negros salen entre una rebeldía irreverente y una lástima apasionada, ambas actitudes están situadas en dos planos de existencia fundamentalmente diferentes, uno intelectual y pasajero, el otro profundo e intuitivo” (Coyné,1976 ) Dios que no puede con la fuerza del amor entre los seres humanos, que decide golpear a través del destino, que necesitaba ser hombre para poder ser Dios, escucha a Vallejo pedirle y compadecerse de él.

Siento a dios que camina

tan en mí, con la tarde y con el mar.

[…]

Pero yo siento a Dios. Y hasta parece

que él me dicta no sé qué buen color.

[…]

Oh, Dios mío, recién a ti me llego,

hoy que amo tanto en esta tarde; hoy

que en la falsa balanza de unos senos,

mido y lloro una frágil Creación.

[…]

Yo te consagro Dios, porque amas tanto;

porque jamás sonríes; porque siempre

debe dolerte mucho el corazón.

(Dios)

Y le da las gracias por poner a Darío en la Tierra,

Dios mío, eres piadoso, porque diste esta

[nave,

donde hacen estos brujos azules sus oficios,

Darío de las Américas celestes!

(Retablo)

Yo nací un día que Dios estuvo enfermo” Es tal la empatía de este poeta y su sensibilidad al plasmarlo que como dice Abril citando a Mariátegui: “Vallejo siente todo el dolor humano. Su pena no es personal. Su alma “está triste hasta la muerte” de la tristeza de todos los hombres. Y de la tristeza de Dios. Porque para el poeta no sólo existe la pena de los hombres” (Abril, 1958)

Vallejo, César, Poesía completa. México, 2002. Ediciones Coyoacán.

Abril, Xavier. Vallejo. Argentina, 1958.

Coyné André, Cesar Vallejo y su obra poética. Letras peruanas. Perú, 1976.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s