La cultura en Michoacán: panorama institucional


El 2012 ya murió y enero no tarda en seguir sus pasos. Desde su inicio, la actual administración ha enfrentado problemas para hacer su labor. Como es sabido, Michoacán tiene graves problemas económicos que heredó de la pasada administración. En una entrevista que el titular de la Secretaría de Cultura de Michoacán (Secum), Marco Antonio Aguilar Cortés, concedió a La Jornada Michoacán el 22 de marzo del año pasado, se dio a conocer que la gestión iniciaba con deudas por 50 millones de pesos. Entre otras cosas, se debía la renta del edificio que la dependencia ocupa, además de pagos de las becas que otorga el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en sus diversas ramas y pago a proveedores.

Todas las administraciones enfrentan problemas cuando inician, sobre todo en lo que a poner todo a funcionar como antes se refiere. Y es entendible. Nuevo secretario, nuevos directores, nuevos jefes de departamento, y no siempre son las personas adecuadas. Sin embargo, lo anterior no es excusa para las múltiples derrotas que ha sufrido la Secum al mando de Aguilar Cortés.

Podemos nombrar la pérdida de la sede del Encuentro de Poetas del Mundo Latino que por primera vez en diez años no se realizó en Michoacán. Asimismo, destaca la “clausura” de espacios educativos en la Casa de la Cultura de Morelia o la cancelación del programa de Escuelas de Iniciación Artística. Asimismo, durante los primeros meses de su administración proliferaron las acusaciones de nepotismo y abuso de autoridad.

Sin embargo, en mi humilde opinión, los golpes más duros para la imagen de la Secretaría de Cultura fueron la quinta edición de la Feria Nacional del Libro y la Lectura y la renta de espacios públicos a integrantes de la iniciativa privada. La primera careció de la difusión que su anterior emisión gozó y se convirtió, de nuevo, en una insípida venta de libros sin grandes temas ni grandes invitados.

Lo segundo consiguió que a la dependencia le llovieran críticas negativas, pues los artistas, promotores y colectivos de la entidad no conciben que los edificios públicos sean rentados para bautizos, bodas o quince años a los ciudadanos más acaudalados mientras que los artistas deben hacer peticiones y esperar a que sean aceptadas, tras lo que deben esperar, nuevamente, meses y meses para poder exponer, aunque sea durante un breve periodo de tiempo, su trabajo. La explicación de Aguilar Cortés, que aseveró que los recursos recaudados se usarían para mejorar los espacios de referencia no dejó satisfechos a los artistas.

El panorama

El fin del 2012 también trajo algunos problemas para la secretaría. Se le acusó de haber subejercido los recursos que el Congreso del Estado le otorgó al principio del año, toda vez que de un total de 209 millones de pesos aplicó sólo 30. La explicación, según Marco Antonio Aguilar, es que el gobierno del estado nunca logró poner sus manos sobre esos 209 millones, toda vez que el 98 por ciento de los recursos eran de origen general y la federación “no lo entregó por la deuda que tiene el estado de Michoacán con Banamex, Bancomer, Afirme y HSBC”, pues durante la administración de Leonel Godoy Rangel, las participaciones federales se pusieron como garantía para contraer los adeudos.

Además, enfrentará con dificultades el año que inicia debido a dos factores: la Cámara de Diputados desechó las propuestas enviadas por la Secum para obtener recursos federales que apoyaran las acciones de animación cultural. Asimismo, el Congreso del Estado asignó sólo 180 millones de pesos para el ejercicio fiscal de 2013; es decir, 29 millones menos que el año pasado.

Lo anterior, sin duda alguna, marcará el rumbo que la política cultural michaocana debe tomar. Por lo pronto, podemos esperar que las ya de por sí escasas acciones de apoyo y difusión culturales lo sean aún más.

Primer tropiezo

Este año comienza con lo que yo calificaría como una metida de pata. En enero se celebra el nacimiento del artista Alfredo Zalce y se conmemora su muerte. Como parte de las actividades para recordarlo se anunció una exposición fotográfica que, de forma paradójica, no se realizará en el Museo de Arte Contemporáneo que lleva su nombre, en Morelia. Si Zalce, considerado como el artista michoacano por excelencia, no tiene un lugar en su propio museo ¿qué le espera a los artistas noveles? ¿Es este el camino que las instituciones culturales seguirán en lo que resta de la administración de Fausto Vallejo? Sólo el tiempo lo dirá.

Anuncios

Un comentario el “La cultura en Michoacán: panorama institucional

  1. carlaramz dice:

    Es realmente triste que el dinero que recortan en artes, y sobre todo en educación y salud, motivo ya de varias huelgas en España ( y con merecida razón), sea destinado a los bancos, cuando éstos no son capaces de administrarse ellos solos como es el caso “Bankia” que afectó a miles de personas que tenían sus ahorros confiados en este banco, del que aún esperan su indemnización, mientas Rodrigo Rato (ex-presidente de Baknkia) esté ya por trabajar como parte del consejo asesor de las filiales de telefónica para América Latina y Europa!!…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s