¿Igualdad para cuándo?


Siendo casi una Historia de lo inmediato en el apartado jurídico y no en lo anecdótico-cultural  y conforme a las consideraciones de Renato Leduc, cito a la reciente modificación de nombre a la Comisión de Equidad y Género de las dos Cámaras del Poder Legislativo Federal, que fue realizado  con el objetivo de armonizar la legislación que regula el comportamiento del Congreso de la Unión de acuerdo a los criterios que establece la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, sus siglas en inglés).  Igualdad de Género es el nombre que ahora ostentará dicha Comisión. Éste es tan sólo un adelanto en materia legislativa (armonización) a favor de la igualdad de género. Como éste han existido varios adelantos en esta materia, per se  las críticas y observaciones realizadas por organismos internacionales las condiciones siguen siendo casi las mismas. ¿Por qué será que se avanza relativamente poco en el sentido de igualdad de género, no discriminación y violencia? ¿Esa “transversalidad” tan presumible y rimbombante llegará a todos los ámbitos, a todas las políticas públicas?

Para muchos resulta complicado poder afirmar que la sociedad mexicana es moderna, mas hay que concienciar sobre los sucesos políticos alrededor del orbe; los cambios de régimen en medio oriente, la alternancia democrática en Francia [además de citar el controvertido debate que en éstos días se sostiene], España y en nuestro país.  No todos analizamos las investigaciones y diagnósticos sobre los cambios sociales, y los que deberían tomar nota para llevarlo a su planeación de políticas ni siquiera consideran estas valiosas contribuciones. Soledad Loaeza, investigadora del Colegio de México ha cuestionado (“La sociedad laica y sus enemigos”) esta notoriedad; ¿de verdad “creen que las transformaciones en la esfera política, la liberalización, el florecimiento del pluralismo y del derecho a la diferencia, no han impactado los valores y los comportamientos sociales?”. El tan encarnado síndrome de valores posmodernos es eso, es la autonomía en sus expresiones individuales y la diversidad.

Aplicando esta reflexión sobre la evolución de las formas de convivencia a la crítica sobre la ejecución de proyectos para eliminar las desigualdades de género, entiendo -como he insistido siempre que abordo el tema- que las acciones se construyen en el hogar, ahí se forja el núcleo duro de la ideología  (si se quiere tomar desde el concepto de “proceso histórico de su producción”, v. El concepto de ideología, Luis Villoro.). Es entonces, en un amplísimo sentido integral (y verdaderamente) como se deberá accionar para conseguir y cumplir los compromisos que México ha ratificado de los que ha adoptado -parcialmente- las medidas correspondientes. Se solicita en una Convención (que revisé recientemente) que los Estados Partes deberán adecuar sus políticas y normas paulatinamente, lo anterior debido a su capacidad económica o las debilidades financieras existentes, y así me pregunto ¿México ha tenido debilidades financieras para cumplir con los lineamientos -por hablar únicamente de la CEDAW- para garantizar los derechos humanos de las mujeres? No las ha tenido. Se trata de tener cultura y del existir de la voluntad política para (como una de muchas problemáticas) eliminar la violencia contra las mujeres

Como diversas situaciones de los “grupos vulnerables”, este es un tema en boga en el que el vocabulario es sólo una de las formas de conducirse para adornar acciones y para lograrlas, incluso hasta para engorrosos trámites de oficina y parte del lobbying de las OSCs en los pulcros oídos del burócrata que tendrá que hacer el favor. De manera personal considero que algunas acepciones y expresiones son efectivas y necesarias para la educación del funcionariado y la población en general. Ya en la temática, ahondaré con la brevedad más posible sobre el “empoderamiento” y su caducidad, y es que aunque esta palabra suene a emancipación, rebeldía, feminismo, cabe catalogarla en la reflexión y aclaración que dice que “no se considera discriminación la aplicación de medidas especiales de carácter temporal que busquen combatir las desigualdades existentes entre hombres y mujeres” (Enadis 2010). Esta reflexión es aplicable para todas las políticas encaminadas a disminuir la brecha de oportunidades o igualdad de los grupos vulnerables, ya que en un estado utópico u óptimo de no violencia y respeto, estas instituciones rectoras de dichas causas serían eliminadas. Así como también es válido cuestionar su existencia y el proponer su eliminación debido a la [verdadera] transversalización en las dependencias de los poderes y niveles de gobierno (como también sería en cuestión de juventud). Para hacer un cierre sobre el subtema, expongo que los nombres usados por organismos internacionales han sido adoptados particularmente por gobiernos de “”izquierda””; Secretaría de la Mujer, Secretaria para el Desarrollo y Empoderamiento de las Mujeres, etc, mientras que otros órganos han dado un paso más al tener nombres que se refieran a la igualdad y equidad.

Sobre las formas de cambiar la cultura de igualdad de género, incluyendo a todas y todos, jamás se deben descuidar las personas reclusas (pues algún día volverán a su hogar), de igual forma buscar la reinserción y rehabilitación de la niñez maltratada (son víctimas) y es menester incluir políticas para informar sobre los derechos sexuales y reproductivos, la prevención de enfermedades de transmisión sexual, el uso de anticonceptivos y mecanismos de prevención familiar. La última sugerencia es de suma importancia ya que la creciente incorporación (y permanencia) de las mujeres a las actividades productivas y académicas ha sido debido a los proyecto y estrategias de planificación familiar.

Considero que se debe puntualizar una reflexión en la remembranza de las posturas de los excandidatos a la presidencia de México así como del presidente electo, Enrique Peña Nieto, en cuanto al aborto [como una de varias opiniones que podrían causar controversia e incluso movimiento en los puntos porcentuales de las encuestas], pues si no se definieron se “dio la vuelta” con alguna coherente respuesta basada en los tratados internacionales ratificados por la nación, en la legislación y jurisprudencia. Se interroga: ¿Seremos coherentes a la respuesta política? Como hay casos exitosos sobre la protección  al derecho a decidir y legislación supranacional (ya citada), se debe analizar y procurar el control de la convencionalidad para garantizar -no solamente la protección- sino una coherencia política, legislativa y sobretodo, humana.

Dentro del ámbito legislativo y de expresa manera, comento que legislar para catalogar el feminicidio como homicidio a una mujer debido a su sexo es una cuestión que será bastante cuestionada en el momento en que aplique, pues en uno de esos juicios el hecho de emitir la resolución recaerá en la probatoria de analizar el perfil criminar; y si es que se realizará  una prueba con un enfoque multidisciplinario (sociológico, criminológico, psicológico, jurídico) para garantizar la solidez del veredicto… Mejor legislar y desarrollar instrumentos con los se que prevenga este tipo de violencia, se atienda a las víctimas y victimarios y con lo que se dará cumplimiento a los mecanismos internacionales ratificados y adoptados por México.

Más que tener en mente el concepto, lo posterior es cuestionar el modelo personal de convivencia, definir si cambiamos o no, si nosotros mismos nos brindamos las condiciones para no ejercer violencia sobre otras e incluso sobre otros. Estoy seguro que el hecho de tener una visión arcaica sobre los roles de género representa un factor de riesgo, cambiarla y practicar también en toda política pública resultará un factor de protección para mujeres y hombres, luego al estado le dará la satisfacción económica en su inversión a la seguridad, en sus estadísticas educativas, en empleo… Que no nos incomode la situación de cada una y de cada uno, que la búsqueda de la igualdad se aplicable para todas y todos, sin importar su condición.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s