Diversidad Sexual: un texto incómodo.


O el miedo de llegar a ser uno mismo
tan directa y profundamente
que ni los años, ni la consunción
ni la lepra,
nada ni nadie
nos distraiga un instante
de nuestra perfecta atención a nosotros mismos,
haciéndonos sentir nuestra creciente,
irreversible parálisis.
-Xavier Villaurrutia.

Casi como escondidas y escondidos en piedras, hemos estado leyendo y leyendo noticias sobre asesinatos de actividades que defienden al grupo considerado “minoría”, el grupo  Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero e Intersexo (LGBTTI).  Pero ¿minorías según quién? ¿Serán minoría también las mujeres, las etnias y pueblos indígenas? Somos personas y gozamos de los mismos derechos. Intentando no ahogar un grito escribimos disfrazad@s, gritamos en modo encubierto y lamentamos en silencio.

Redacto fingiendo no ser yo para esclarecer nuestras inquietudes, para que puedan -no sentir, porque quizá no podrán- imaginar cómo vivimos, hasta cierto punto oprimid@s, ahogando gritos. Les cuento para que noten que algunos se han atrevido a hablar por muchas y muchos de nosotr@s sin importar lo que digan. Finalmente somos humanos, si somos católic@s, blanc@s, negr@s, mestiz@s, si nos gustan los hombres, si nos gustan las mujeres, si queremos cambiar nuestro cuerpo, será problema nuestro. Las acciones definen a una persona. ¿Tolerar? Mejor respetar diferencias. Tolerar es educar a alguien que no puede respetar, respetar es educar a los pequeños para que aprendan a aceptar y reconocer la gran diversidad del mundo. 

Entre amig@s pude conocer a un joven muy sui generis: Enrique Torremolina, quien ha laborado en la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y quien ha contribuido en gran medida para enriquecer este texto.

Quiero hacer notar los contrastes de la diversidad sexual en varios países; el hecho de “salir del closet”, agitar la bandera, ser otra persona normal, defender los derechos, promover el respeto; sobre la situación de la comunidad LGBTTI en México. Enrique comentó que se avanza en la aceptación de la diversidad sexual, aunque “todavía falta mucho”, asegura. Tuve oportunidad de entrevistar a ciudadanos de otros países. En Israel, en términos de opinión pública, los israelís “están bien con los gays”, especialmente los seculares.  En Israel, las personas que usualmente no los aceptan son los judíos ortodoxos y a veces lo demuestran, especialmente en Jerusalén, durante el desfile del orgullo gay.

Por otra parte, Torremolina,  quien también colaboró en la División de Derechos Humanos del Estado de Nueva York, considera que decir “antes” equivale a hace cinco o diez años atrás y que desde ese “antes” se pueden comparar notablemente las “diferencias concretas entre las actitudes y posturas hacia personas homosexuales”. Del mismo modo, se ha visto un gran cambio en Israel: hasta los años 90 los homosexuales no podían unirse a los militares, pero desde los últimos 15 años esta regla ya no aplica más.

Compartiendo más datos y su experiencia, Enrique Torremolina comentó que en cuanto a la situación legislativa o de acceso a derechos, los dos temas más populares son matrimonio y adopción.  “El Distrito Federal es el único lugar donde ambas cosas son legales para parejas del mismo sexo”. En contraste, Israel acepta a los gays y garantiza sus derechos como otro ciudadano los disfruta.  Afirma una entrevistada que la cosa más importante que no se puede hacer es casarse, “todos los matrimonios en Israel son religiosos y los gays no tienen forma de casarse legalmente”. Aún existen problemas para personas que conforman el grupo LGBTTI en Israel; en la adopción de niños, el derecho de seguridad social para su pareja, etc., pero en estos casos usualmente van a la corte y ganan el caso.

Parece que la parte más difícil de ser “disidente sexual” es ser tu mism@ o decirles a las personas que quieres, a tus amigas y amigos o decirle al mundo. Cada quien “sale del closet” en el momento en el que está lista o listo, “es un proceso totalmente único y personal. No hay reglas”, dice Enrique Torremolina, quien también laboró en la Comisión Internacional de Derechos Humanos para Gays y Lesbianas (IGLHRC). Algunas pueden oír que esto ha sido motivo de huir de casa, ser desalojado de ésta, algunos prefieren pasar desapercibidos, enfrentar terapias psicológicas, bullying… Cada persona otorgará el valor que considere a esta acción, desde hacerlo de la manera más discreta, emotiva, sencilla, con bastante tacto. Para algun@s trasciende, pues mucho quieren impulsar y promover el respeto a la diversidad sexual, que se reconozca, que se pueda vivir con ello, pues siempre ha estado pero ha llegado el momento de que todos los habitantes de la tierra ejerzamos nuestros derechos de manera plena, que podamos expresarnos, gozar de todo tipo de seguridad.

En México, hablar de matrimonios entre parejas del mismo sexo ha sido un completo escándalo, de la opinión de políticos recordamos los comentarios de gobernantes panistas;  El gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, confesó ayer que los matrimonios homosexuales le dan “asquito” o la situación de alcaldesa de Querétaro, culpando a los gays de conflictos sociales.

Me parece que desde hace mucho tiempo en México debimos haber dejado esas anticuadas actitudes.Es tiempo de llevar el debate sobre matrimonio entre personas del mismo sexo y la adopción homoparental, así como el derecho a decidir abortar. Enrique Torremolina, quien también ha colaborado en E! Entertainment Television espera que la discusión de la adopción y matrimonio entre personas del mismo sexo pueda llegar a los congresos locales. Varios activistas coincidieron que no sólo se debió pelear porque se lograra la legalización y adopción entre personas del mismo sexo en el Distrito Federal, sino que debieron concentrarse de una vez en el Congreso Federal. El también periodista freelance pugna por no abandonar el tema en todos los estados. “Considero que hay que hacer un buen lobbying en cada congreso local y realizar movimientos sociales a favor de la causa. Enrique Torremolina afirmó que “Estados Unidos es un ejemplo de que la pelea estado por estado puede tener éxito, pero también traer problemas como lo que sucedió en California con la Proposición 8”.

En el mundo existen ciudades amigables como Tel Aviv, Washington D.C., el Distrito Federal y Vancouver. Ojalá en todos lados se respetara, se sacudieran miles de conciencias, pues la diversidad sexual no es una enfermedad, es otra libertad así como lo es militar en un partido, escribir un texto incómodo como éste, profesar alguna religión o ser fan de algún equipo de futbol. Por el mundo muchas y muchos gritan con bastante fuerza por tod@s nosotr@s, algunas y algunos saldremos a gritar por l@s que vienen detrás de nosotr@s.

Desgraciadamente la falta de respeto cobra vidas, como la de Agnes Torres, como la de muchas y muchos que se han quedado en el camino de la lucha por el respeto de no solamente la diversidad sexual, sino de muchos derechos humanos.

Anuncios

Un comentario el “Diversidad Sexual: un texto incómodo.

  1. Pablo Alarcón Cháires dice:

    Quizá mas que hablar de diferencias, que implica un aconfrontación, lo mas apropiado es hablar de diversidad, que implica la naturaleza de cada ente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s