Cuando el miedo llegó a la ciudad


Erase una vez, hace no mucho tiempo, una ciudad en el Norte de México que se caracterizaba por ser un ejemplo para todo el país. Una ciudad con los más altos índices de desarrollo, algunas de las mejores universidades, talentos destacables, los mejores salarios, los índices de seguridad más elevados, sede de las empresas más grandes; ahora, todo eso ha quedado atrás.

Monterrey pasó de ser la ciudad con mejor calidad de vida en México a ser territorio de una guerra que destruye con lentitud todo lo que encuentra a su paso. Antes, hablar de  Monterrey era hablar de fortaleza, de emprendimiento, de diversión nocturna, de innovación y de conocimiento gracias a su desarrollo industrial. Hoy es sinónimo de violencia, asesinatos, ejecuciones de alcaldes, balaceras, narcomantas, descuartizados, colgados y demás.

Por desgracia, el miedo se ha apoderado de la ciudad, invadiendo cada uno de los hogares regios y a todos quienes en ellos viven. Muchos empresarios de alto nivel salieron de la ciudad, atemorizados por la situación que vemos en las calles.
Tiempo atrás, un gran número de jóvenes de todos los estados llegaban a la capital de Nuevo León a estudiar, buscando con ello una oportunidad segura de empleo. Hoy esos talentos no llegan, y los que había, lentamente se han ido mudando del estado por el terror que se vive en las calles.

El estilo de vida de los regios se ha transformado: las balaceras son el pan de cada día; el aislamiento y  el miedo reemplazaron a la convivencia en reuniones, fiestas o al entretenimiento nocturno. Hoy en día todos desconfían de su vecino, de cualquier llamada telefónica, de la policía y de la autoridad; el temor a una balacera, a un secuestro, a un robo, a una bala perdida: con esto es con lo que se vive día a día. Las administraciones pasadas dejaron que las cucarachas se metieran hasta la cocina, y cuando la plaga se desató, no pudieron controlarla.

Con un liderazgo inexistente, la ciudad está en decadencia, y -digo con tristeza-, Nuevo León y sus municipios se han perdido. Ahora, quien tiene dinero suficiente migra a Estados Unidos, y quien no cuenta con dicha solvencia, se muda a donde crea que pueden conseguir las mejores oportunidades de desarrollo ante la ola de inseguridad y desempleo actual; sólo se quedan los que no pueden permitirse éste cambio, los que están en shock, los que resienten más y están hartos de la ineficacia de sus autoridades, de su policía y de su nueva e impuesta forma de vida.

Hemos perdido a Monterrey, eso está más que claro. Entonces, la pregunta es: ¿Aún podemos tener la esperanza de que esa otrora ciudad ejemplo vuelva serlo? ¿Acaso en Monterrey nacerá un nuevo liderazgo?, ¿Una nueva generación de jóvenes empresarios que se atrevan a cambiar las reglas del juego? ¿Alguien se atreverá a transformar el Monterrey perdido y regresarlo a su buena y funcional época? Por el bien de Monterrey, pero sobre todo por el bien de México, esperemos que así sea.

Que en paz descansen las víctimas del atentado en el Casino Royale, daños colaterales -más que evidentes- de una guerra ya perdida.

Anuncios

4 comentarios el “Cuando el miedo llegó a la ciudad

  1. Gerardo dice:

    Qué lástima, pero es verdad; estoy cansado de vivir con miedo. Aún así creo que todavía hay esperanza para Monterrey. Q.E.P.D. todas las víctimas de esta guerra.

  2. Es interesante tu punto de vista acerca de la situación en Monterrey, pero me abstendré del comentario al respecto en este momento. Creo que cada quien tiene su propio estilo de escritura y su propia forma de entender sus textos, sin embargo, en muchas ocasiones podemos dar paso a malas interpretaciones o a una lectura difícil si redactamos con errores ortográficos o gramaticales que pueden pasar desapercibidos a la hora de escribir y afectar el significado de la oración.
    Siempre intento cuidar mi ortografía, aunque de vez en cuando se me va uno que otro error y he de admitir que no escribo perfectamente ya que tengo serios conflictos con algunas palabras. Pero yo no me dedico a difundir noticias, ni a dar una opinión en un medio público, por lo tanto creo yo, que sería agradable y una muestra de respeto hacia tus lectores que cuides un poco más de estos aspectos, ya que no quedas bien como comunicador. Que quede claro que no trato de ofenderte y trato de respetarte, pero como lector me sentí desesperada al leer una nota con esos errores horrorgráficos.
    Te lo digo como una crítica constructiva, ya que de por sí, es molesto leer a los chicos que sodomizan la escritura en internet, aunque de cierta manera entiendo, pues están chavos; pero es más reprochable que un blog que se dice “serio”, que trata de difundir sus ideas a un México que de por sí está cayéndose a pedazos, no tenga cuidado en eso. Sé que estarás pensando que no tiene qué ver tu ortografía con la situación de México, pero de alguna manera si porque contribuyes a ese sector de la población que ve los problemas y se hace de la vista gorda.
    Espero tomes en cuenta mi comentario y corrijas la nota o en futuras publicaciones revises lo que vas a postear antes de subirlo.
    Un saludo!

    • manuel8a8 dice:

      Gracias por tus observaciones, hubo un problema con el editor automatico y revisó todo mal, lo dejo escrito con errores y demás. Gracias a tu observación el artículo ya fue corregido, muchisimas gracias por leer! Siempre se agradecerán todos los comentarios.

  3. Dahlia dice:

    Saludos Manuel, es interesante saber qué piensan mis ex-alumnos, con el paso de los años! Saludos de tu ex-maestra de mate, Dahlia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s